Skip to content

La España de Franco

Franco Francisco

A lo largo del régimen de Franco, su régimen autoritario se basó en los poderes de guerra de emergencia que le concedieron como jefe de Estado y del gobierno por sus compañeros generales en 1936. La primera década de su gobierno fue dura represión por tribunales militares, purgas políticas y dificultades económicas.

Franco Francisco

La recuperación económica se vio dificultada por la destrucción durante la Guerra Civil (especialmente del material rodante ferroviario y las comunicaciones en general), la pérdida de mano de obra calificada, una serie de malas sequías y la escasez de divisas y la restricción de las importaciones de bienes de capital Impuesta por la Segunda Guerra Mundial y sus secuelas. Estas dificultades fueron aumentadas por las políticas equivocadas de autarquía de Franco, que apuntaba a la autosuficiencia económica mediante el control estatal de los precios y el desarrollo industrial dentro de una economía nacional protegida y aislada del mercado internacional.

El ingreso nacional cayó de nuevo a los niveles de 1900, ya que la producción industrial y la producción agrícola se estancaron y los salarios reales cayeron drásticamente. Los años de casi hambre de la década de 1940 fueron testigos del aumento del mercado negro y la miseria en las zonas rurales que causaron la migración a los barrios pobres de las ciudades. Dada una represión brutal y una prensa controlada y censurada, el descontento mudo no podía tomar forma organizada. El régimen mantuvo una división entre los vencedores y los vencidos de la Guerra Civil, con los vencidos excluidos de la vida pública.

Las simpatías de Franco en la Segunda Guerra Mundial recaían sobre Alemania e Italia, a quienes dio apoyo moral y material. Sin embargo, Franco exigió a las colonias norteafricanas de Francia en compensación por la cooperación militar contra los Aliados Occidentales, de los cuales dependía España de las importaciones de alimentos y petróleo. Hitler no acepto. Cuando en 1943 parecía que los Aliados ganarían la guerra, Franco reafirmó la neutralidad nominal de España sin ganar su benevolencia.

La hostilidad declarada de las grandes potencias después de 1945 y las sanciones diplomáticas impuestas por las Naciones Unidas, de las que España fue excluida, dieron nueva vida a la oposición de Franco en España y al exilio. Juan Carlos Teresa Silverio Alfonso de Borbón y Battenberg, conde de Barcelona, ​​heredero de Alfonso XIII, presentó la monarquía como algo aceptable para los poderes democráticos y se ofreció como rey de todos los españoles, vencedores y vencidos por igual. Debido a que muchos de los generales de Franco eran monárquicos hostiles a la Falange, las demandas de una restauración fueron paradas sólo con dificultad. Las guerrillas valientes pero vanas, inspiradas en gran parte por el Partido Comunista (1944-48), fueron brutalmente suprimidas.

Franco enfrentó estas serias dificultades con éxito, cambiando el equilibrio de poder entre sus partidarios de la Falange a los católicos. El Fuero de los Españoles (1945), que garantizaba las libertades personales (siempre que no se atacara al régimen), fue un aparato cosmético que no logró establecer las credenciales democráticas de Franco con los Aliados. Más importante para Franco fue el apoyo de la iglesia, que se le dio el control sobre la educación. El ostracismo diplomático impuesto por la ONU se convirtió hábilmente en un medio de reunir apoyo al régimen en nombre de la unidad nacional.

La confianza de Franco provino de que, con el inicio de la Guerra Fría, los Estados Unidos llegarían a considerar a España como un aliado valioso contra la Unión Soviética y que Francia y Gran Bretaña, aunque declararon su apoyo a la oposición democrática, no intervendrían directamente derrocándolo a costa de una nueva guerra civil. Por lo tanto, las esperanzas de la oposición no llegaron a nada. En 1953, un acuerdo con los Estados Unidos concedió a Franco una ayuda financiera considerable a cambio del establecimiento de cuatro bases militares estadounidenses en España; En el mismo año un concordato con el Vaticano le dio a España una mayor respetabilidad diplomática.

En 1955, cuando España fue admitida en la ONU, el régimen de Franco parecía seguro. El mando político interno permaneció en manos de Franco, asegurado por su control de las fuerzas armadas y por su habilidad para jugar de los grupos que lo apoyaban, en particular la Falange, los monárquicos y la iglesia. En última instancia, la Falange perdió poder en el Movimiento Nacional, la única organización política legal; Sus intentos de crear un estado falangista de partido único fueron derrotados en 1956, aunque las tensiones entre la Falange y los elementos conservadores persistieron.

La oposición al régimen tomó la forma de disturbios estudiantiles, huelgas y esfuerzos infructuosos del Partido Comunista para forjar un frente unido y desafiar al régimen (1958, 1959). El intento de la oposición moderada en 1962 de forzar una apertura democrática para entrar en la Comunidad Económica Europea (CEE) fue rechazado por el régimen como traición. Más grave fue la bancarrota de la autarquía, evidente en la inflación, un déficit creciente en la balanza de pagos y huelgas. Esta crisis fue corregida por los tecnócratas del Opus Dei (una organización laica católica conservadora), algunos de cuyos miembros fueron nombrados al gabinete en febrero de 1957.

La devaluación de las monedas europeas obligó a Franco a implementar un plan de estabilización en 1959, que proporcionó una feroz dosis de financiación ortodoxa. El nacionalismo económico, el proteccionismo y la intervención estatal característica de la autarquía fueron abandonados en favor de una economía de mercado y la apertura de España al comercio internacional y la inversión extranjera muy necesaria. El plan de estabilización fue seguido por un plan de desarrollo en 1963, basado en la planificación indicativa francesa, es decir, el establecimiento de metas para el sector público y el estímulo del sector privado.

Las nuevas políticas produjeron tasas de crecimiento superiores al 7 por ciento entre 1962 y 1966, ayudadas por un rápido aumento del turismo, la inversión extranjera y las remesas de emigrantes que, afectados por los resultados inmediatos de las políticas de estabilización de 1959, En otros países europeos. Hubo un éxodo rural en el campo empobrecido y una dramática caída de la población activa dedicada a la agricultura, de aproximadamente dos quintas partes en 1960 a aproximadamente una quinta parte en 1976. España se estaba convirtiendo rápidamente en un país industrializado moderno. Sin embargo, las políticas del gobierno fueron resistidas ferozmente por la Falange, que afirmó que las políticas eran una rendición al neocapitalismo. Todas las esperanzas de una liberalización limitada del régimen por su ala reformista fueron bloqueadas por elementos conservadores, con la excepción de la Ley de Prensa de Manuel Fraga de 1966, que dio a la prensa mayor libertad e influencia.

Aunque la nueva prosperidad trajo un nuevo grado de movilidad social y satisfizo a la clase media ampliada, el movimiento obrero revivió. Los trabajadores, desilusionados con los sindicatos “oficiales” dirigidos por la Falange, establecieron la Confederación Sindical de Comisiones Obreras (CC.OO.) para negociar reclamaciones salariales fuera del marco oficial y convocaron huelgas graves. Las secciones de la iglesia simpatizaban con las reivindicaciones de una mayor justicia social y respondían a las recomendaciones del Concilio Vaticano II. De hecho, muchos sacerdotes jóvenes simpatizaban con las Comisiones Obreras. Aunque los obispos generalmente sentían que la iglesia debía apoyar al régimen, estaban cada vez más conscientes de los peligros a largo plazo de tal alianza.

El nacionalismo periférico constituía un problema insoluble. En las provincias vascas los nacionalistas podían contar con el apoyo del clero, y el nacionalismo vasco desarrolló un ala terrorista, ETA (Euskadi Ta Askatasuna, el euskera: “patria y libertad vasca”). Los juicios de Burgos a los terroristas vascos en 1970 desacreditaron el régimen en el extranjero y al año siguiente la Asamblea de Cataluña unió a la oposición con la exigencia de instituciones democráticas y la restauración del Estatuto de Autonomía de 1932.

En la década de 1960, los elementos del régimen estaban cada vez más preocupados por su falta de “institucionalización” y el problema de la sucesión, ya que Franco estaba en mal estado y no había un sucesor designado. La Ley Orgánica de 1969 otorgó al régimen una constitución cosmética, y en 1969 Franco finalmente reconoció a Juan Carlos, nieto de Alfonso XIII, como sucesor de rey y jefe de Estado; La designación de Juan Carlos fue rechazada por la oposición democrática como continuación del régimen. Para asegurar la continuidad, en junio de 1973 Franco designo al almirante Luis Carrero Blanco el cargo de primer ministro. Sin embargo, en diciembre Carrero Blanco fue asesinado por ETA. 

Carlos Arias Navarro, ex ministro del Interior, fue elegido como el nuevo primer ministro. Su gobierno vio una feroz lucha entre los reformistas, encabezados por Manuel Fraga y el nuevo canciller, José María de Areilza, que deseaba “abrir” el régimen mediante una democratización limitada desde arriba y la mentalidad de “búnker” de los franquistas nostálgicos.

Aunque Arias Navarro prometió la liberalización en un discurso de febrero de 1974, eventualmente se puso del lado de los franquistas de línea dura, y su Ley de Asociaciones resultó ser completamente inaceptable para la oposición y una derrota para los reformistas. El gobierno reprimió severamente la actividad terrorista de ETA en las provincias vascas, ejecutando a cinco terroristas en septiembre de 1975 a pesar de las protestas internacionales.